Un estudio de la Universidad de Navarra, publicado en la revista Stress, demuestra que las mujeres embarazadas que están sometidas a un mayor grado de estrés (ya sea por causas emocionales o económicas) tienen un mayor riesgo de tener hijos obesos.

 

El investigador principal del estudio, Javier Campión, mencionó que la obesidad se ve influida por la genética, aunque hay otros factores que intervienen para que una persona desarrolle la enfermedad como:

  • Mala nutrición
  • Estilos de vida no saludables
  • Factores ambientales adversos

Y según el estudio, tener una vida acelerada provoca que las personas vivan con estrés, y estos factores no afectan solo a los adultos, sino cada vez a la población más joven e infantil.

Estres y emabarazoEn el estudio se analizaron los genes relacionados con la obesidad y el metabolismo de los glucocorticoides en el tejido adiposo blanco, en un grupo de ratas adultas con un estrés crónico moderado durante la última semana del desarrollo embrionario en los cambios fenotípicos, bioquímicos y hormonales, llegándose a la conclusión general que una situación adversa durante el desarrollo intrauterino podría llevar a que los animales debido a la ingesta de una dieta hipercalórica tuviesen un mayor aumento de grasa corporal y alteraciones bioquímicas, hormonales y genéticas.

Javier Campión comenta que “hoy en día muchas mujeres siguen con su vida frenética durante el embarazo hasta casi dar a luz, sin percatarse del estrés que puede estar sufriendo”, y “una vida saludable durante el embarazo no consiste únicamente en una buena alimentación, en un buen aporte de vitaminas y minerales, sino también en tener una vida tranquila, sin estrés”.