Muy pocas personas llegan a los 100 años, y superar esa cifra son casos aislados. Los factores que influyen en la longevidad de una persona, son tantos que es imposible por ello determinarla. Los hábitos de vida, antecedentes familiares, entorno en el que vivimos… todo ello condicionan tanto la esperanza como la calidad de vida.

genetica y edadLos factores genéticos son también importantes, por lo que investigadores de la Universidad de Bostón (EEUU) identificaron hasta 19 “marcas genéticas” que comparten 1600 personas de más de 100 años que aún viven, en un estudio que consistió en la comparación del ADN de individuos notablemente longevos, el más viejo de ellos de 119 años de edad.

Comentan que “algunos de estos marcadores se relacionan con la supervivencia más extendida, otros con el retraso de enfermedades vinculadas con la edad como la demencia o los males cardiovasculares”.

Con esta información, los científicos pretenden obtener medicamentos que protejan contra las enfermedades que aparecen al ir envejeciendo y un programa que permita saber si una persona tiene predisposición a la longevidad. Sobre esto último, hasta ahora el método de los investigadores tiene un 77% de probabilidad de precisión.

A destacar según los científicos del proyecto, 1 persona de cada 15 tuvo la combinación genética necesaria para vivir muchos años, pero sólo 1 de 600 lo logra, sobre todo por cuestiones de cuidado de la salud como la dieta y el ejercicio físico.