La neurofibromatosis I es una enfermedad dominante, es decir transmisible en el 50% de los descendientes que la padecen.

Si tu no la padeces tus descendientes tienen el mismo riesgo que cualquier persona de la población.