adelgazarEl cuerpo humano tiene mecanismos metabólicos que provocan rápidos descensos de azúcar y por tanto, hambre, pudiendo pasar que aunque se haya comido hace poco se vuelva a tener hambre.

Un grupo de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha conseguido sintetizar una sustancia que podría ser la solución a los problemas de peso de muchas personas, retardando la absorción de la glucosa y por ende la sensación de hambre.

El grupo ha patentado un proceso biotecnológico para producir una molécula natural, la fagomina, un iminoazúcar (moléculas similares a los azúcares pero con ligeras diferencias químicas) que podría retrasar la aparición del apetito.

Cuando se comen alimentos ricos en azúcares refinados se incrementa muy rápidamente el valor de glucosa en la sangre. El organismo la metaboliza muy rápidamente, por lo que al poco tiempo su cantidad se reduce, despertándose de nuevo el apetito por el azúcar, generando hambre. La molécula allana esos picos de glucosa que generan la sensación de apetito.