Estamos cansados de oír continuamente que el pan es malo para la salud, que engorda, que son las sociedades menos avanzadas las que basan su dieta en el pan…

pan

Y es asombroso ver que muchas veces se consume en cantidades insuficientes de las recomendadas por organismos de Salud como la FAO (Food Agriculture Organization) y la OMS. Debido a los nutrientes que aporta, el pan tiene que constituir una parte destacable en la alimentación diaria; tratando de estar presente en todas las comidas. El hecho de no consumirlo de forma habitual contribuye a desequilibrar de manera importante la dieta.

Y eso que cada vez se aprecia más el buen pan, disponiendo de montones de variedades a nuestro alcance en la panadería de la esquina, y lo más importante, panes de buena calidad.