escherichiacoliSegún un estudio de la Universidad de California en Berkeley (Estados Unidos) que se publica en la revista Nature, si se modifica la Escherichia coli, la bacteria intestinal más popular,  puede  producir dos clases de combustibles biológicos de alta energía a partir de azúcares simples: esteres grasos y esteres alcohólicos.

El estudio también describe cómo estas bacterias pueden además modificarse para expresar y segregar enzimas conocidas como hemicelulasas, permitiéndoles producir estas moléculas de forma directa a partir de un componente de biomasa vegetal.

Los investigadores explican que la preocupación sobre el aumento de costes energéticos y ambientales ha subrayado la necesidad de descubrir nuevas fuentes de combustibles renovables. Se cree que la conversión microbiana de los carbohidratos derivados de la biomasa será la ruta más rentable y productiva para conseguir combustibles biológicos en un futuro.

Los científicos, dirigidos por Jay Keasling, han dado un importante paso hacia este objetivo al mostrar que es posible utilizar el conocimiento actual sobre el metabolismo de los ácidos grasos para redirigir pasos clave en los mecanismos metabólicos para generar combustibles biológicos de alta energía.

Los autores creen que este método contribuirá de forma significativamente al objetivo final de producir biocombustibles avanzados y químicos renovables en grandes cantidades de forma rentable.

Fuente: energiaslimpias.wordpress.com